RETIRO DE OTOÑO.

RETIRO CONSCIENTE DE OTOÑO EN EL CORAZÓN DE GALICIA.

Te invito a a mirar en el dossier.

Hemos preparado un programa con cuidado y cariño para que podamos sintonizarnos con el otoño.

Queremos soltar, como hacen los árboles caducos con sus hojas para fluir como el ritmo del agua y confiar en la vida.

Si lo sientes y es tu momento, contáctanos.

UN ABRAZO.

UN MUDRA.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es mudra-5.jpg

Mudra es una palabra originaria del sánscrito y significa “sello o gesto”.

Al hacer un mudra se crea un efecto energético especial en el cuerpo y la mente

Se usa en meditación como vehículo de trasmisión entre los dedos y la mente.

Incluyendo mudras  en la rutina de meditación estamos ayudando a restaurar y  nivelar nuestro nivel energético.

Al hacer presión con los dedos canalizamos la energía recibiendo paz, salud y armonía.

No hay contraindicaciones para agregar mudras a nuestra meditación.

Practicándolos con constancia podemos aliviar síntomas molestos, inducir al sueño, mejorar el estado anímico y aumentar la vitalidad, entre otros muchos beneficios.

l

POEMA.

Un Mudra es una fuente cargada de candados

que se abren despacio

cuando el ego se oxida.

Un mudra te acordona,

te hace sentir molesto

cuando las furias quieren llevarte al retortero.

Un mudra es un emblema.

un nudo hecho de espejos

que cuando caen te miran desnudo e indefenso.

Que cuando caen te indican poner luz a tu sueño…

y despiertas seguro

de vivir el misterio.

Con el mudra no sabes

por donde hay que cogerlo,

te toca y giras rápido,

tan sólo ves un hueco.

Este es el pacto, el sello

que el prana inconmovible

que fluye sin remansos

tenga puntos de acuerdo.

José Blazquez.

Profesor de yoga y compañero en la sadhana.

COOPERAR PARA REFORZAR LAS RELACIONES ENTRE HUMANOS Y CON EL PLANETA.

APRENDAMOS DE LA RELACIÓN ENTRE LAS PLANTAS.

Si observamos la relación entre los seres vivos no humamos descubrimos una interacción muy interesante.

La mayoría de las plantas viven ancladas al suelo, han evolucionado para nutrirse, reproducirse y defenderse de varias maneras de los animales.

Dado que carecen de órganos únicos como un cerebro o corazón, ninguna parte individual resulta indispensable ya que su estructura, en general, está constituida por módulos repetidos que interactúan.

Las plantas se alimentan sin boca, respiran sin pulmones, ven, oyen, se comunican y se mueven pese a no disponer de órganos sensitivos como los nuestros.

Si la inteligencia es la habilidad para resolver problemas, vemos que en la naturaleza todas las decisiones se toman para el beneficio de la mayoría de los implicados.

Las plantas se defienden de los depredadores con la ayuda de complejas estrategias, solicitan la ayuda de “mensajeros “de confianza para la polinización, sortean obstáculos, se mueven para obtener agua, luz y oxígeno.

Los recientes avances en biología vegetal demuestran que las plantas son organismos con una capacidad demostrada para adquirir, almacenar, compartir, elaborar y utilizar información que obtienen del entorno que las rodea.

Se comunican entre ellas gracias a un lenguaje compuesto por miles de moléculas químicas que se liberan en el aire o en el agua y que contiene información de distinto tipo.

Las raíces pueden comunicarse con otras plantas y todos los organismos de la rizosfera, es decir de la porción de terreno con la que están en contacto y que alberga muchas otras formas de vida.

El suelo es un medio vivo y densamente poblado. Microorganismos, bacterias, hongos e insectos forman un nicho ecológico que vive en equilibrio gracias a la comunicación y colaboración con las plantas.

Los fundamentos ecológicos que todos deberíamos saber, nos sirven para entender cómo las acciones que realizamos afectan a otros organismos y también tienen consecuencias en nuestra vida diaria.

 Se entiende la cooperación como una asociación entre seres vivos en la cual al menos una de las partes se ve beneficiada sin que se perjudique ninguna.

Hay un tipo de cooperación denominada SIMBIOSIS O MUTUALISMO, en ella  ambas partes se benefician, como ejemplo tenemos a plantas que dan espacio y comida a determinadas familias de hormigas y a cambio reciben protección para que nadie se alimente de sus hojas.

Lo colibríes y abejorros, por su parte, polinizan las flores de determinadas plantas a cambio de su néctar.

 Son capaces de comunicarse, organizarse, cooperar, elaborar sus propios remedios para subsistir y protegerse, resolver problemas, tienen mayor capacidad de adaptación al medio que los animales; en definitiva las plantas nos muestran que realmente poseen una gran inteligencia.

 Aún no está decidido si podremos salvarnos y salvar la Tierra de las consecuencias de nuestra arrogancia y locura. La verdad es que no habrá perspectiva ninguna de futuro si no tomamos medidas mucho más drásticas que las que hemos tomado hasta ahora.

Mi propuesta es ser más humildes, observar cómo interactúan los seres vivos en la naturaleza en beneficio del sistema y seguir su ejemplo cooperando entre todos, aunando nuestras habilidades individuales, poniendo los talentos al servicio de un bien mayor en el que todos los seres vivos salimos beneficiados.

No es tan difícil ,¿qué nos detiene?

 El pensamiento egoico de salvar una actitud caduca en la que no hay beneficio para la mayoría ya está en decadencia .

Es momento de actuar, de tender redes de apoyo mutuo, de escuchar la voz interior y generar nuevas formas de habitar éste maravilloso planeta, y sólo tenemos que observar e inspirarnos en la relación que tienen los seres vegetales entre ellos.  

<p class="has-drop-cap has-dark-green-color has-text-color" value="<amp-fit-text layout="fixed-height" min-font-size="36" max-font-size="72" height="80">

Respirando el presente.

La función vital más importante del ser humano es la respiración.

Tomamos aliento cuando salimos del vientre materno y por primera vez nuestros pulmones reciben el aire. Éste acto de inhalar y exhalar nos acompañará hasta el final de nuestra existencia, ya que terminamos la vida con una exhalación.

En la tradición yóguica se habla de que nacemos con un número determinado de respiraciones y de nosotr@s depende cómo las gestionamos, si respiramos de manera rápida y superficial gastaremos nuestro caudal de respiraciones en un tiempo mucho más corto que si elegimos respirar lenta y profundamente.

Mi propuesta es que seamos conscientes de que cada respiración es una oportunidad para sentir el momento presente, y es únicamente en el presente donde podemos disfrutar del privilegio de la vida. El pasado y el futuro son tiempos de la mente, pero la vida sólo acontece ahora, aquí, en éste instante.

Puede que te preguntes:

¿Qué puedo hacer?

¿Cómo ser consciente de mi respiración?

La respuesta es muy sencilla, tal vez por eso no se aplica.

Para, detente un instante, no hagas nada y observa tu ritmo natural de respiración. Percibe cómo el aire entra fresco a través de tus fosas nasales y cómo sale; cada uno tenemos un ritmo, un tempo en nuestra inhalación y exhalación.

El primer paso es prestarle atención, sin más; si vemos que entramos en procesos mentales de juicios (pensar si lo haré bien o qué tengo que sentir), regresamos a percibir la respiración natural, sin más.

Cuando llevemos unos minutos en esa observación procuramos inhalar más profundamente, sintiendo que las costillas flotantes se implican expandiéndose y que el aire llega hasta el bajo vientre; después, exhalamos desde el bajo vientre notando el movimiento que se genera en las costillas, las clavículas y los músculos que intervienen en éste proceso vital.

Sin prisa, con mimo respiramos cada vez con más conciencia observando cómo el diafragma interviene en cada movimiento: desciende cuando inhalamos y asciende para ayudar en la exhalación.

Es durante la práctica de ésta respiración cuando podemos visualizar que nos llenamos como una vasija, desde las fosas nasales hasta el bajo vientre, y nos vaciamos desde la parte baja notando cómo el aire sale de nuevo por las fosas nasales; podemos imaginar que la exhalación arrastra todo lo que no corresponde tanto a nivel físico como mental y/o emocional.

Cada respiración es una conexión con el momento presente: inhalo atención a mi cuerpo físico, emocional y mental; exhalo cansancio o cualquier síntoma que no necesite. Inhalo vida, me conecto con todo mi ser.

La respiración nos llena de Prana o Ki, la energía que hay en el aire y contiene sustancias vitales; y gracias a los movimientos de inhalación (expansión) y exhalación (contención) nos acompasamos con el ritmo del universo.

Realizando ésta sencilla práctica 5 minutos 2 veces al día sentirás los beneficios de Vivir el presente, que etimológicamente también quiere decir “regalo”.

Si la respiración consciente sustituye a la respiración automática cambiará tu forma de comprender el mundo, tendrás la sensación profunda de tener los pies sobre la tierra, y los temores se esfumarán.
Daniel Odier.

Comienza un nuevo ciclo.

Hoy, 30 de diciembre del 2020 es la última luna llena del año.

La luna llena está en cáncer, por ello es amorosa, nos permite abrazar nuestra emocionalidad y cerrar el ciclo de una manera hermosa ya que nos abre a la conexión con el todo.

Siempre estamos despertando a una nueva parte de nosotros y este año tan turbulento no nos ha permitido posponerlo ni mirar hacia otro lado. Hemos pasado por muchos estados emocionales, atravesado miedos y sorteado cambios radicales. Por otra parte este año nos regaló la opción de mirar dentro de nosotr@s mism@s.

Ahora todo está disponible para que podamos comprender quiénes somos y este nuevo ciclo acuariano nos ayuda a vivir desde la propia individualidad hacia la red, siendo una fracción de la energía universal que forma parte del todo.

Aunque a veces parezca que estamos separados, si te paras a sentir, cerrando los ojos mientras respiras y entrando en meditación, percibirás que eres una pieza vital en el tapiz de la creación.

Es buen momento para liberar el dolor de nuestros ancestros que vivieron aquí cuando este mundo era distinto, para revisar las creencias limitantes como la culpa, el sacrificio o el esfuerzo y para alumbrar nuevos pensamientos de abundancia y confianza en los procesos vitales.

Tomemos impulso en este nuevo ciclo para volver a estar en contacto con los elementos: tierra, fuego, agua, aire, y para conectarnos a través de ellos con todas las formas de vida, las que vemos y las que no vemos, entendiendo que somos una forma más entre millones en nuestro maravilloso planeta azul.

¿Qué tal si nos conectamos al amor aprovechando que está disponible la energía de lo nuevo, creando sinergias para generar una humanidad en red?

¿Quien elije? Yo.

Pregúntate: ¿Lo que estoy haciendo lo hago por amor o por miedo?.

¿Dónde voy a poner mi conciencia: en el amor o en el miedo?

Te propongo vivir afinad@ con la frecuencia natural de la tierra y abrazarte, porque ahora tienes otra comprensión; ahora puedes dar las gracias a tu linaje por el camino que trazaron y avanzar desde la conciencia individual hacia la colectiva, generando una humanidad despierta.

Actualicemos nuestra mejor versión y celebremos el cierre de este ciclo de lunas en un año tan trasformador.

Nos deseo un comienzo de un nuevo ciclo donde disfrutemos conscientemente de cada amanecer.

SOLSTICIO 2020

Hoy en el hemisferio Norte será la noche más larga de este año tan particular, el inicio del invierno se encuadra en la conjunción de Júpiter con Saturno.

Es un tiempo para entrar en la profundidad de la cueva y mirarnos, un momento de observar nuestra oscuridad con franqueza.

Han sido unos meses que han derribado un muro de falsa apariencia de seguridad y confort, hemos comprobado cómo las estructuras en las que nos manejábamos se están derrumbando. Tenemos que navegar con los remos de la confianza en la vida y en nosotr@s mism@s y en nuestros talentos, aceptando que estamos aquí para desplegar nuestras capacidades a través de soluciones creativas, independientes de los sistemas establecidos.

Tal vez nos corresponda arar a través del barro, pero es el momento de abandonar las viejas limitaciones y volver a enfocarnos en nuestra parte divina para vivir y manifestar desde nuestro corazón, el cuarto chakra. Éste es llamado en sánscrito Anahata, cuyo significado es” sonido creado sin que dos cosas choquen”; ésta metáfora indica la coexistencia de lo material y lo espiritual.

Es urgente generar otra forma de estar en el mundo, de trascender las limitaciones muchas veces impuestas por nuestra propia mente. Es necesario avanzar con paso firme y actitud decidida hacia una conciencia despierta en la que se revelan nuestras múltiples capacidades creativas, para materializar un planeta justo; en el que la gratitud por estar aquí, en éstos momentos, se despliegue hacia todas las formas de vida.

¿Qué tal si recuperamos el auténtico sentido de la Navidad (nacimiento) y desplegamos nuestra luz desde la conexión con nuestro silencio, desde la aceptación de todo lo que somos , incluida nuestra sombra ?

¿Qué tal si danzamos nuestra propia música y nos aceptamos con todas nuestras facetas, entendiendo que son partes vitales del tapiz que tejemos?

Te deseo que te mires, que te cuides, que despliegues todas tus facetas y todos tus valores; que recuerdes que eres inconmensurable y que disfrutes de cada respiración con todos tus sentidos.

Feliz solsticio de invierno.

Tiempo de cuidarnos.

Para estar en nuestro centro y desde ahí tomar las mejores decisiones diarias debemos cuidarnos.

¿Qué significa cuidarnos?

Para mí, cuidarme es tomar conciencia de que soy un ser holístico y como tal presto atención a todos los campos.

Cuido mi cuerpo físico con la alimentación saludable, la práctica de pranayama (técnicas de respiración) y asanas, sumando el uso bien combinado de plantas medicinales, preparados ayurvédicos y caminatas por la naturaleza.

Cuido mi mente observando mis pensamientos, por eso la meditación es mi gran aliada y la práctica de Yoga Nidra una de mis preferidas.

Observo mis emociones, y cuando siento que alguna está muy presente me ayudo de flores de Bach y visualizaciones para integrarlas y/o equilibrarlas.

Llevo realizando éste trabajo personal muchos años, de conocimiento interior y soltando lastre que no me corresponde y quiero comentarte que me ayuda mucho trabajar en equipo, en retiros con pocas personas para profundizar y asentar los cambios.

Carmen Valenzuela y yo llevamos un buen trecho de trabajo personal, y la vida nos ha unido para complementar nuestras técnicas con respeto y mucho cariño hacia nosotras mismas y hacia las personas que se apuntan a nuestros retiros.

El lugar para éstos retiros es en una preciosa casa rodeada de bosques y mar, en la mágica Galicia. La naturaleza que rodea el lugar es una gran facilitadora para procesos de soltar y renovarse.

Te animo, si es tu momento a permitirte unos días para ti.

Namasté.

Hola de nuevo!!

Estoy feliz por compartir éste video en el que se explica el taller que estoy preparando para emprendedoras en el medio rural.

Versa sobre la sensibilidad a la hora de recolectar y elaborar preparados con plantas comestibles y medicinales así como la importancia de recuperar los conocimientos ancestrales en la cocina y en la salud.

Un placer formar parte del equipo “Como una cabra” que está diseñando recorridos prácticos y útiles en los emprendimientos rurales.

https://fb.watch/1weyf8Pm-e/

RETIRO EN LA MÁGICA GALICIA

Hemos disfrutado, en un entorno facilitador, de unos días en la mágica tierra gallega.

Acompañando procesos, liberando cargas, practicando Yoga, Pranayama y conciencia corporal.

Ayudándonos de los sonidos como el tambor Chamánico y música seleccionada.

Trabajamos con la rueda de la vida, la alimentación consciente y el Yoga Nidra como herramientas facilitadoras para el proceso de liberación.

Agradecemos a los bosques, el mar y los espacios naturales su energía sanadora.

Un retiro inolvidable.