Comienza un nuevo ciclo.

Hoy, 30 de diciembre del 2020 es la última luna llena del año.

La luna llena está en cáncer, por ello es amorosa, nos permite abrazar nuestra emocionalidad y cerrar el ciclo de una manera hermosa ya que nos abre a la conexión con el todo.

Siempre estamos despertando a una nueva parte de nosotros y este año tan turbulento no nos ha permitido posponerlo ni mirar hacia otro lado. Hemos pasado por muchos estados emocionales, atravesado miedos y sorteado cambios radicales. Por otra parte este año nos regaló la opción de mirar dentro de nosotr@s mism@s.

Ahora todo está disponible para que podamos comprender quiénes somos y este nuevo ciclo acuariano nos ayuda a vivir desde la propia individualidad hacia la red, siendo una fracción de la energía universal que forma parte del todo.

Aunque a veces parezca que estamos separados, si te paras a sentir, cerrando los ojos mientras respiras y entrando en meditación, percibirás que eres una pieza vital en el tapiz de la creación.

Es buen momento para liberar el dolor de nuestros ancestros que vivieron aquí cuando este mundo era distinto, para revisar las creencias limitantes como la culpa, el sacrificio o el esfuerzo y para alumbrar nuevos pensamientos de abundancia y confianza en los procesos vitales.

Tomemos impulso en este nuevo ciclo para volver a estar en contacto con los elementos: tierra, fuego, agua, aire, y para conectarnos a través de ellos con todas las formas de vida, las que vemos y las que no vemos, entendiendo que somos una forma más entre millones en nuestro maravilloso planeta azul.

¿Qué tal si nos conectamos al amor aprovechando que está disponible la energía de lo nuevo, creando sinergias para generar una humanidad en red?

¿Quien elije? Yo.

Pregúntate: ¿Lo que estoy haciendo lo hago por amor o por miedo?.

¿Dónde voy a poner mi conciencia: en el amor o en el miedo?

Te propongo vivir afinad@ con la frecuencia natural de la tierra y abrazarte, porque ahora tienes otra comprensión; ahora puedes dar las gracias a tu linaje por el camino que trazaron y avanzar desde la conciencia individual hacia la colectiva, generando una humanidad despierta.

Actualicemos nuestra mejor versión y celebremos el cierre de este ciclo de lunas en un año tan trasformador.

Nos deseo un comienzo de un nuevo ciclo donde disfrutemos conscientemente de cada amanecer.